Formación del derecho común europeo, La

López De Goicoechea Zabala, Javier

20,00

SKU: 9788413771540 Categoría:
Compartir:

Descripción

Cuando nos enfrentamos al intento de desarrollar los orígenes y evolución del fenómeno jurídico y cultural del denominado Ius Commune, la actitud de distancia y mesura histórica del historiador basilense Burckhardt resulta imprescindible dado que no hablamos de unos hechos puntuales o acontecimientos históricos consecutivos y causales, sino del surgimiento de un auténtico fenómeno cultural complejo que conformó Europa desde el tardomedievo hasta nuestros días, usando como instrumento de transmisión los diversos saberes que surgen en el entorno de las nuevas Universidades europeas, siendo estéril la compartimentación de materias como la filosofía, la eclesiología y el derecho, dado que las tres forman, en este tiempo, una amalgama cultural de primer nivel, que fue lo que propició la gestación de este Derecho Común europeo. Sin los métodos y el pensamiento político aristotélicos recién redescubiertos, sin las doctrinas políticas y eclesiológicas en disputa por las potestades enfrentadas o sin la aplicación a los textos de la tradición jurídica de esas nuevas metodologías, que serán enseñadas en las Facultades de Leyes a los juristas, no hubiera sido posible el despliegue de esta nueva forma de entender y desarrollar la creación del derecho.De esta forma, cuando hablamos del Derecho Común, como fenómeno jurídico y cultural, nos referimos a una nueva forma de entender la finalidad del derecho en medio de una sociedad concreta con necesidades concretas. Este nuevo derecho no va a nacer de una manera dogmática, sino apegado a los profundos cambios sociales, económicos y políticos de un tiempo en constante transformación. Un derecho más cercano a la interpretativo que al normativismo; más respetuoso con la equidad de los viejos iura propia que a la imposición desde el poder político; y, sobre todo, mucho más adecuado y acorde con la propia evolución de la sociedad tardomedieval que sometido a un puro criterio estático y puntual. La vuelta al mundo greco-latino, el ideal de la Polis helénica y del Ius de los romanos, hizo posible esta novedosa forma de entender lo jurídico como un proceso esencialmente dinámico.