Caminos de la socialdemocracia europea.

Avelas Nunes, Antonio Jose

23,90

Compartir:

Descripción

El estado social no es socialismo, al contrario de lo que querían ciertos sectores de la socialdemocracia europea en la década de 1970. Pero en las condiciones actuales de Europa, la defensa del estado social debe estar al frente de las luchas que la izquierda tiene que librar a favor de la democracia, contra el neoliberalismo y contra el “fascismo de mercado”. La verdad, sin embargo, es que los socialdemócratas europeos ayudaron a “matar” a Keynes y se convirtieron al neoliberalismo. Aprobaron el Tratado de Maastricht, allanando el camino para la liquidación del modelo social europeo, sacrificado a las demandas del mercado, a las “leyes de la competencia” y a las reglas “estúpidas” y “medievales” del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Aprobaron el Tratado de Presupuestos, un verdadero “golpe de Estado europeo”, que impuso un “modelo político de marca alemana”, que impide cualquier política de izquierda, porque este Tratado apunta precisamente, como explica la Sra. Merkel, a asegurar que, “aunque los gobiernos cambian [como resultado de las elecciones], las políticas no cambian “. Es la democracia lo que está en juego: “los gobernantes – escribió Felipe González – obedecen a intereses distintos, a los que llamamos mercados financieros y / o Europa”. Fieles al “culto europeísta”, los socialdemócratas europeos han aceptado el lema de Thatcher de que no hay alternativa y han proclamado que “nadie puede hacer política contra los mercados”. Frente a la llamada Europa alemana, la socialdemocracia europea no puede formar parte de la Europa de Vichy. Tienes que despertar, porque “el sueño de la razón engendra monstruos”.